Cambados cuenta con una red de museos integrada por el Museo Etnográfico y del Vino, la Casa Museo del poeta cambadés Ramón Cabanillas, el Molino de Mareas de A Seca y la Casa Museo del Pescador.

 

MUSEO ETNOGRÁFICO Y DEL VINO

Situado en uno de los puntos más emblemáticos de Cambados, junto a las Ruinas de Santa Mariña Dozo, encontramos el Museo Etnográfico y del Vino,  que es el primer museo del vino de Galicia y uno de los primeros de España.

Está compuesto por dos edificios: una antigua casa rectoral y un edificio de nueva construcción unidos por una pasarela acristalada.

El vino albariño es esencial para el pueblo de Cambados, y así nos lo muestran en las distintas salas del museo.

El discurso expositivo nos invita a un recorrido por la historia, el arte,  la cultura popular, así como todos los aspectos vitivinícolas de la Denominación de Origen Rías Baixas.

En el jardín podemos encontrar el conjunto escultórico “Loureiro” de Manolo Paz formado por  unas enormes copas de vino de granito, junto a un Lagar. Además el museo cuenta con tienda, servicios de información y visitas guiadas concertadas.

 

Horario del museo:

Horario de Invierno (del 1 de noviembre al 31 de mayo): de martes a sábados de 10:00 a 14:00 y de 16:30 a 19:30 //domingos de 10:00 a 14:00

Horario de Verano (del 1 de junio al 31 de octubre): de martes a sábados de 10:00 a 14:00 y de 17:00 a 20:00 //domingos de 10:00 a 14:00

 

Precios:

Entrada Normal:

- De 18 a 64 años: 3,20€

- Grupos a partir de 20 personas (20% de descuento): 2,55€

Entrada Reducida:

- De 11 a 17 años y mayores de 65 años: 1,60€

Menores de 11 años: gratis

 

 

 

CASA MUSEO RAMÓN CABANILLAS

Ramón Cabanillas nació en el año 1876 en una pequeña edificación marinera situada en el barrio de Fefiñáns que fue rehabilitada, transformada en casa museo y abierta al público el 28 de julio de 1998.

Un video explicativo nos muestra un resumen de la vida y obra del autor, donde se aprecia la importancia del poeta en su época.

Así, ambientes, influencias, objetos y un amplio abanico de pequeños detalles, recogen la figura del poeta gallego más relevante de las “Irmandades da Fala”, organización  gallega que mantuvo su actividad entre 1916 y 1931.

 

Cabanillas y las Reales Academias

En el año 1920 Ramón Cabanillas Enríquez ingresa en la Real Academia Gallega junto con Antonio Rey Soto.

Su discurso “A Saudade nos Poetas Galegos” fue elegido el 31 de agosto en Mondariz y fue contestado por el secretario de la Academia D. Eladio Rodríguez González.

Nueve años más tarde se instala en Madrid, y Cabanillas es nombrado miembro de la Real Academia Española de la Lengua junto con Armando Cotarelo. El 26 de mayo lee su discurso de entrada “Un Somero Recuerdo de la Vida y Obra de Eduardo Pondal”, contestado por el Marqués de Figueroa D. Juan Armada y Losada.

 

Obra

Ramón Cabanillas escribió sobre todo poesía, sin embargo, la gran riqueza cualitativa y cuantitativa que lo avala hizo de él un artista sin limitaciones.

Las diferentes temáticas (religiosa, amorosa, social) y los diferentes estilos (poesía, dramática y lírica, y prosa) quedan patentes en su magistral obra que empieza en La Habana en 1913 con No Desterro y continuará hasta el fin de sus días con joyas como: Vento Mareiro (1915), Da Terra Asoballada (1917), O Bendito San Amaro (1926), Na Noite Estrelecida (1926), A Rosa de Cen Follas (1927), Camiños No Tempo (1949), Da Miña Zanfona (1954), Versos de Alleas Terras e Tempos Idos (1955) y Samos (1958).

 

 

MUSEO MOLINO DE MAREAS DE A SECA

El museo del Molino de Mareas de A Seca está ubicado en la parroquia cambadesa de San Amedio de Corvillón, entre Tragove y Fefiñáns.

Fue mandado construir por orden de D. Gonzalo de Valladares, I Vizconde de Fefiñáns, quien encargo la obra al maestro de cantería y artillero coruñés Francisco Grie.

El molino se instaló sobre una ensenada con una presa de unos 50 metros de largo y constaba de los siguientes elementos: una presa con 5 compuertas, el propio molino, la vivenda, los establos y el cobertizo.

En la planta baja del edificio del molino se encuentra la maquinaria que posibilitaba la molienda.

La primera planta comprendía los elementos de molienda con tres muelas del país, de grano grueso para moler maiz, y una “albeira” de grano fino para el trigo y el centeno, y las piezas auxiliares.

La segunda planta y el desván estaban destinados a vivenda con sus habitaciones, hoy acondicionadas para acoger el discurso museístico.

El flujo y reflujo de las mareas era aprovechado para hacer funcionar las cuatro muelas con las que contaba. La zona interior queda en seco con la bajamar, de ahí la denominación de A Seca, volviéndose a llenar con la pleamar. Para moler aprovechaban la bajamar, que dura unas tres horas,  tiempo en el  que se llegaban a moler hasta 200kilogramos por muela en dos turnos, de día y de noche.

El molino perteneció hasta el s. XIX a los vizcondes de Fefiñáns y venían a moler cereales campesinos no sólo de Cambados sino también de la comarca del Salnés. Posteriormente, cambió de dueño dejando de funcionar a mediados de los años 70, cuando el último molinero,  Manuel Piñeiro, casado con la hija del propietario cesaba en su actividad.

Este antiguo Molino de Mareas de A Seca fue recuperado y restaurado para ser convertido en enclave museístico, formando parte desde el año 2002 de la Red de Museos del ayuntamiento de Cambados.

 

MUSEO CASA DEL PESCADOR

Situada en el barrio marinero de San Tomé, frente al puerto deportivo y a escasos metros del mar, la antigua casa conocida como "casa de Jovita" fue adquirida por el ayuntamiento y reformada en su totalidad, recuperando su cubierta y sus paredes interiores con piedra de la zona, abriendo así las puertas a un nuevo museo llamado Casa del Pescador.

En él, queda constancia de la manera de vivir de los pescadores de la zona, cuáles eran sus hábitos y costumbres, y también de cómo eran sus casas: en cuanto a su distribución interior, los elementos de construcción, etc. También se proporciona información sobre los nudos marineros, las artes de pesca y  las especies capturadas.

Todos estos contenidos relacionados con la pesca y el marisqueo podemos verlos en la zona de exposición, en un conjunto de sistemas de información interactiva a través de terminales táctiles, en la visualización de contenidos a través de pantallas de plasma y en las proyecciones desde el techo al suelo.