Situado en la ría de Arousa, la  más extensa de las rías gallegas, en el Valle del Salnés que ensalzara Valle-Inclán, se encuentra el municipio de Cambados: un histórico enclave esculpido en granito, considerado uno de los destinos turísticos más bellos, admirados e interesantes de Galicia.

Merece una detenida visita para contemplar sus pazos y casas nobles, distribuídas a lo largo de las tres antiguas y señoriales villas de Fefiñáns, Cambados y San Tomé do Mar, sus bellas plazas, sus calles empedradas, la red de museos... Un atractivo patrimonio que complementa su oferta turística con  la ruta del vino Rías Baixas, las rutas de senderismo y  actividades como el turismo náutico y marinero, las fiestas populares y las numerosas actividades culturales.

Un Poco de Historia

Su origen nos remonta a tiempos prehistóricos, donde la invasión de pueblos del centro de Europa queda patente en los restos arqueológicos pertenecientes a la cultura megalítica y castreja hallados en los márgenes del río Umia y en los castros de A Pastora, Castrelo, Sete Pías y Monte Rei.

En el s. IX, Cambados sufría los ataques de vikingos y normandos debido a su situación privilegiada en el centro de la comarca del Salnés, con una costa baja, arenosa y con aguas tranquilas, que reúnen unas excelentes cualidades para la navegación. Esta lucha de la población le valió para que en el año 1170 Fernando II, Rey de León, le concediese el título de “Muy Leal Villa” iniciándose entonces un período de esplendor, que queda reflejado en la multitud de pazos existentes en el municipio pertenecientes principalmente al s. XVII y al s. XVIII.

Las dimensiones, junto con los escudos que exhiben, además de las torres, solanas, capillas y jardines hacen de los pazos construcciones admirables. Como dice el refrán, "si tiene palomar, capilla y ciprés, pazo es".

En Cambados existían, por aquel entonces, tres hermosas villas: Fefiñáns, Cambados, y San Tomé do Mar. Esa separación se mantuvo hasta el s. XIX, en el que se unieron, dando origen al ayuntamiento de Cambados incluyendo en su territorio las parroquias de Corvillón al norte, Vilariño y Oubiña al este y Castrelo al sur, siendo su dimensión de 23,5 kilómetros cuadrados y su población actual de unos 14.000 habitantes.

Existen diversas hipótesis en relación al nombre de Cambados. Algunos historiadores le atribuyen raíces celtas en Cambra-Cune, otros se inclinan por la derivación de los vocablos Cam (lago) y Bados (casa) o que probablemente proceda de la palabra española “combado”, es decir, “curvado”, porque el pueblo se encuentra en posición curva.

Cambados fue declarado Bien de Interés Cultural en noviembre del 2001. La máxima categoría en cuanto a la protección de conjuntos históricos y reconocimiento patrimonial en nuestra comunidad autónoma. Durante el año, el municipio recibe gran cantidad de visitantes, gracias a su variada oferta turística y cultural, pero es en verano cuando ofrece más posibilidades de ocio coincidiendo con la celebración de festejos populares como la romería de San Benito, la marinera de la Virgen del Carmen o las gastronómicas del Albariño y  la exaltación de la Vieira.

Cambadeses Ilustres

En Cambados nacieron gallegos ilustres como Ramón Cabanillas, conocido como el Poeta da Raza, por su poesía contra las injusticias sociales dedicando también versos a la pesca y la vendimia, así como los grandes escultores Francisco Asorey,  Narciso Pérez, Francisco Leiro y Manolo Paz. También  tuvieron aquí su morada otros personajes importantes como los escritores Emilia Pardo Bazán, Ramón María del Valle Inclán o el regionalista Alfredo Brañas, quienes escribieron algunas de sus obras en esta villa.

Cambados y el Camino de Santiago

Por la villa de Cambados discurre además uno de los ocho caminos de Santiago, la "Ruta Marítimo Fluvial por la Ría de Arousa y el Río Ulla". Esta conmemora la llegada, por mar, del cuerpo del apóstol Santiago tras su martirio en Jerusalén, en el año 44. El itinerario marítimo comienza en la entrada de la ría de Arousa y finaliza en Pontecesures o Padrón enlazando aquí con el Camino Portugués hasta Santiago de Compostela.

Cambados y el Vino

El sector vitivinícola es uno de los principales dinamizadores de la economía del Salnés, donde casi cinco mil familias viven del cultivo del albariño, uno de los productos agrícolas más exportados de nuestra tierra.

Cambados es conocido como la "Capital del Vino Albariño" y es que todo en esta villa nos recuerda al “principe dourado dos viños”, como lo denominó Álvaro Cunqueiro,  siendo punto de partida de la Ruta del Vino que acoge veintidós bodegas pertenecientes a la Denominación de Origen Rías Baixas. Cuenta además con el  primer museo Etnográfico y del Vino en Galicia y unos de los primeros de España y con la estatua en bronce del dios del vino en la mitología romana Baco, del escultor Francisco Leiro.

Aquí se celebra uno de los festejos enogastronómicos más antiguos de España, pues cada primer fin de semana de agosto tiene lugar La Fiesta del Vino Albariño,  fundada en 1953 y declarada de Interés Turístico Nacional. A lo largo de una semana de fiesta se dan cita conciertos de grupos nacionales e internacionales, diferentes eventos lúdicos, deportivos y culturales.

 

Cambados y la Gastronomía

La gastronomía cambadesa está reconocida como una de las mejores de Galicia, pues es un lugar ideal para comer, cenar, tapear… Combinar el  afamado vino albariño con  la calidad de los mariscos y pescados frescos, junto con  los productos de la huerta, hacen de la hostelería  una apuesta por la exquisitez.

A esta oferta gastronómica, lúdica, deportiva y cultural que ofrece el municipio se le suma la hospitalidad de los cambadeses, que hacen de la villa  un lugar ideal para disfrutar de sus vacaciones en cualquier época del año.